CARACOLES GORDOS Y CABRILLAS, EN SALSA

Publicado en 18 Mayo 2008

Los caracoles gordos y las cabrillas grandes gustan mucho en casa cocinados en salsa.

En otra entrada he puesto como hacemos los caracoles y cabrillas chicas y también como limpiar los caracoles. Os remito a mi entrada:
http://micocinayotrascosas.com/2007/04/caracoles-chicos-y-gordos.html

Ahí tenéis todos los detalles previos a la forma de cocinar cualquier tipo de caracoles.

Una vez estén bien gaiteados, a la olla de los caracoles se le quita todo el caldo y se reserva.

CARACOLES GORDOS Y CABRILLAS, EN SALSACARACOLES GORDOS Y CABRILLAS, EN SALSA

Como a unos les gusta la salsa muy espesa y a otros más líquida, pongo los ingredientes como orientación. A nosotros nos gusta espesita:

Para 2 kg. de caracoles:

Sofrito:
1 tomate bien rojo, mediano
1 cebolla mediana
1/2 pimiento (mejor rojo)
2 dientes de ajo
100 cl. de Aceite de oliva virgen extra
Sal

4 cucharadas de harina común
1 cucharada sopera rasa de especias para caracoles, molidas
1 cucharadita de comino molido
​Sal

Si os gustan muy picantes les añadís una guindilla, o dos.

CARACOLES GORDOS Y CABRILLAS, EN SALSA

Para la salsa se prepara un sofrito de cebolla, ajo, tomate y un poco de pimiento rojo preferiblemente. Especias de caracoles (vienen en bote de especias, un compuesto preparado) mas un poco de comino.
Hay quien los hace solo con cebollla, ajo y laurel. Yo también los he puesto alguna vez así, pero nos gustan mas con el sofrito.
Si no se tienen especias de caracoles se preparan con cilantro, pimienta de cayena, pimienta negra, nuez moscada y comino, todo en la misma proporción, menos el comino que va el doble. Nos gusta el sabor mas fuerte a comino, por eso le echamos mas cantidad.
Se machaca todo muy bien en el mortero o se muele con caldo de los caracoles.

Al sofrito se le añade harina tostada y caldo de los caracoles y se hace una salsa espesita, que no tenga grumos y luego se va ligando con más caldo.

Para tostar la harina se pone en una sartén bien limpia y seca a fuego medio y se va removiendo con cuchara de madera hasta que cambie un poco de color. Cuidado que no se tueste demasiado porque amarga.

Si os gusta la salsa muy fina, pasarla por el chino o por un colador.

Se le pone la salsa que hemos hecho a los caracoles, y, si hiciera falta, se le va agregando el caldo reservado hasta que la salsa esté a nuestro gusto.

Están mejor con algunas horas de reposo. También están buenos de un día para otro, pero no dejar más.

Yo los acompaño con patatas fritas y están buenísimos.

CARACOLES GORDOS Y CABRILLAS, EN SALSA

Escrito por Chary Serrano

Etiquetado en #CARACOLES, #COCINA CORDOBESA

Comentar este post